En diciembre realizamos el doble de compras que en otros meses.

 La razón es simple: hay dinero para comprar más comidas, preparar reuniones, cenas y comprar obsequios… pero muchas de esas compras y regalos no están planificados.

Ahora que has recibido tu aguinaldo y otros ingresos extraordinarios (como un fondo de ahorro), es momento de distribuir tus gastos adecuadamente y consignar recursos para la “pendiente del mes de enero” que trae responsabilidades importantes como matriculas de estudiantes, uniformes, e implementos para los educandos de tu familia  entre otros egresos.

Recuerda que tu aguinaldo no es un “dinero extra” ni un “regalo”, es el resultado de tu esfuerzo durante todo un año y por tanto, debe tener destinos específicos, como adelantar pagos o compromisos que ya conoces como parte de tu educación y responsabilidad financiera.

Felices fiestas con prudencia financiera