E

La educación financiera está dirigida a toda la población hondureña y debe ser considerada como un bien público, porque comprende a todos los sectores sociales y es integral al requerir la participación de los actores del sistema financiero: Instituciones públicas, usuarios financieros e instituciones financieras supervisadas.