¿Qué es una tarjeta de crédito?

La tarjeta de crédito es un instrumento que permite adquirir bienes, servicios y efectuar retiros de dinero en el momento que el titular lo desee, hasta el margen o límite de crédito pre acordado con la empresa emisora de la tarjeta.

El emisor de tarjetas de crédito facilita un plástico con el nombre de la persona que ha contratado una línea de crédito con un límite de compra y un límite de crédito.

El usuario puede utilizar la tarjeta de crédito en la realización de diversas compras de bienes o servicios, obligándose a restituir al emisor de la tarjeta de crédito, el valor de dichas compras.

Si el usuario paga de contado el valor total de las compras realizadas en el mes, no pagará al emisor ningún interés. Por el contrario, si el usuario paga solamente un parte del importe de las compras realizadas, obtiene un crédito por la diferencia y debe pagar el interés fijado por el emisor.

Se debe tener presente que una tarjeta de crédito no es una extensión del ingreso mensual de la persona o de su salario. El plástico es un instrumento que te permite disponer de cierta cantidad de dinero, sin tener que utilizarlo en efectivo.

Los contratos de apertura de crédito, mediante la emisión, uso de una tarjeta de crédito y las operaciones que se derivan de los mismos, se realizan masivamente, por lo es necesario regularlas para proteger el interés público.

Es necesario promover el buen uso de la tarjeta de crédito, proteger a los emisores, operadores, comercializadores y usuarios, estableciendo las condiciones equitativas y transparentes para la celebración de los contratos de adhesión entre ellos, así como regular las tasas de interés que se cobran por su uso.

Es importante para ciertas adquisiciones es aconsejable utilizar un préstamo o crédito. Distinga cuándo es conveniente y cuándo no.

Cuando una persona desea obtener una tarjeta de crédito, se aproxima a una institución financiera supervisada (IFS) y la solicita. Allí le entregarán un documento con los datos y requisitos para acceder al crédito. La persona completa los requisitos, los entrega a la  IFS, la cual estudia los documentos entregados y decide si la persona es sujeto de crédito. En caso afirmativo firman un contrato con las condiciones y compromisos de las partes.

De manera previa a la firma del contrato, la IFS le brindará al solicitante, una copia del modelo de contrato a utilizar y le informará la tasa de interés a ser empleada.

Las tarjetas de crédito sirven para diferir el pago de consumos en el tiempo. En toda economía existen necesidades, pero no todos los recursos para satisfacerlas. Es por ello que surge el crédito, como un mecanismo para proveer esos recursos a las personas o empresas que los necesiten. Una tarjeta de crédito bien manejada, le permite a la persona a alcanzar sus objetivos y permite también cumplir con los objetivos que tienen las instituciones financieras que lo otorgan. La tarjeta de crédito, en este caso, es una forma de obtener crédito para financiar sus compras.

Créditos de consumo: Aquellos cuyo objeto es financiar la adquisición de bienes de consumo o el pago de servicios y cuya fuente principal de pago del prestatario, es un salario, sueldo, rentas, remesas o similares.

Es el documento en virtud del cual la institución supervisada pone a disposición de su cliente una línea de crédito para ser utilizado en un plazo mediante el uso de la tarjeta de crédito en un tiempo determinado.

En este documento se establecen las condiciones en las que se otorga el crédito así como los derechos y obligaciones de la institución supervisada y del cliente o prestatario por lo que es muy importante que antes de firmarlo se lo revise y aclaren todas las dudas que pudieran surgir. Nunca firme un contrato sin conocer y entender su contenido, una vez firmado este se constituye ley entre las partes por lo que ni usted ni la institución financiera supervisada podrá desconocer las obligaciones que haya aceptado al momento de firmarlo.

Los contratos de créditos deben incluir básicamente las siguientes cláusulas:

  • El monto contratado.
  • El detalle de todos los cargos financieros que se aplicarán.
  • La modalidad de la tasa de intereses nominal pactada (fija o variable).
  • El plan de pagos.
  • Las tasa periódica.
  • Los montos del servicio del crédito, aclarando cualquier modificación.
  • Los intereses penales que se aplicarán en caso de mora.
  • El derecho de los prestatarios a hacer amortizaciones extraordinarias o cancelar totalmente, sin recargos.
  • El costo del seguro de desgravamen cuando corresponda.
  • Los derechos a recibir información sobre el crédito antes, durante y después de la otorgación del crédito a tiempo de realizar el servicio del crédito o en cualquier momento que lo solicite.
  • Las obligaciones del prestatario respecto del cumplimiento puntual de sus obligaciones.
  • Los costos por la emisión de los documentos legales necesarios para la inscripción y liberación del bien otorgado en garantía.

La persona tardaría en promedio, más de 10 años en pagar un consumo financiado, mediante el contrato de tarjeta de crédito. Por lo general, los intereses por tarjetas de crédito son los más altos del mercado, siendo importante para los usuarios obtener toda la información necesaria en las IFS.

La tasa de interés debe aplicarse sobre saldos adeudados, no obstante la operativa de las tarjetas de crédito, hace que los intereses no cubiertos con el pago mensual, se capitalicen para el siguiente pago.

Algunas preguntas que tal vez le formulen a usted cuando solicite un crédito, son:

  • ¿Cuánto tiempo ha estado en su trabajo actual?
  • ¿Cuánto dinero gana por mes?
  • ¿Cuáles son sus gastos mensuales?
  • ¿Cuánto dinero tiene en su cuenta corriente y en su caja de ahorros?
  • ¿Ha tenido una tarjeta de crédito anteriormente?
  • ¿Cuántas tarjetas de crédito tiene?
  • ¿Se le ha negado un crédito alguna vez?
  • ¿Se atrasó alguna vez con los pagos de su tarjeta o de su crédito?

Lo invitamos a que se formule las siguientes preguntas antes de solicitar una tarjeta de crédito o, en cualquier caso, formule las preguntas al oficial del Banco, cuando considere que Ud. no cuenta con la información suficiente:

  • ¿La necesito?
  • ¿Puedo esperar hasta que tenga efectivo para pagar el bien o consumo que estoy pensando comprar con la tarjeta?
  • ¿Puedo obtener un crédito normal, en lugar de la tarjeta?
  • ¿Cuánto más voy a pagar si compro un bien o servicio con la tarjeta de crédito?
  • ¿Cuál es el costo total de la tarjeta de crédito?
  • ¿Hay comisiones?
  • ¿Hay pagos por membresía o renovación de tarjetas?
  • ¿Cuál es el porcentaje te interés anual?
  • ¿Me obligan a contratar un seguro?
  • ¿Cuánto me cuesta este seguro?

Una vez que obtenga una tarjeta crédito le recomendamos:

  • Si fuera posible, pague sus cuentas completas todos los meses. Si no puede, intente pagar más que el saldo mínimo correspondiente. Esto reducirá los cargos de financiación y el interés total pagado. Si liquidas el importe total de las compras efectuadas durante el período, no pagará intereses.
  • Pague a tiempo para evitar comisiones por retraso y para proteger su crédito. Si no puede pagar a tiempo, llame a su IFS inmediatamente para explicar la situación. Pagar puntualmente siempre beneficia. Te ahorras importantes gastos en comisiones y te ayuda a tener un buen historial crediticio y buena reputación con su banco.
  • Siempre revise su estado de cuenta mensualmente para verificar las transacciones.
  • Llame a su IFS enseguida si sospecha que existen errores en su estado de cuenta o si detecta algunos consumos extraños.
  • Piense en la diferencia de costo si compra su bien en efectivo en lugar de emplear la tarjeta de crédito.
  • Recuerde que una tarjeta de crédito debería facilitar al usuario, la realización de consumos sin la necesidad de cargar con el efectivo, pero que el importe total de dichos consumos sean pagados oportunamente. También será útil en casos de emergencia.
  • No gastar más de lo que puedas pagar. El dinero que obtienes es un préstamo que hay que pagar a determinado plazo y con interés.
  • No solicite varias tarjetas de crédito a la vez. Su situación de riesgo aparece en los distintos informes bancarios, y podría inducir a pensar que está pasando por dificultades financieras.
  • Es recomendable utilizar la tarjeta a partir del día siguiente de la fecha de corte y durante los siguientes primeros días del período, ya que será mayor el período de tiempo entre la compra y la fecha de pago.